Home Piercing – Nariz

Piercing – Nariz

Piercing en la Nariz

La nariz es uno de los sitios más elegidos para colocarse un piercing ya que, dentro de la misma, hay varios sitios donde hacerlo y, si lo combinamos con el tipo de piercing, tenemos muchas opciones con las que jugar y se pueden conseguir resultados que van desde lo sutil y elegante hasta resultados mucho más “agresivos”. Por tanto, tenemos muchas opciones para encontrar la más adecuada a nuestro estilo y a la imagen que queremos mostrar.

A continuación vamos a daros la máxima información posible para los que esteis pensando en poneros un piercing en la nariz.

Como se pone un piercing en la nariz

El proceso para poner el piercing, es similar al de muchos otros sitios del cuerpo. Mediante una aguja, se perfora el lado de la nariz dónde se va a colocar y se introduce un tubo hueco por el que posteriormente se introduce el piercing y se cierra.

Es un proceso muy rápido y no tiene porque dar ningún tipo de complicación.

Para que podáis haceros una mejor idea los que no hayáis visto nunca como se coloca uno, aquí tenéis un video donde se ve claramente.

Tipos de Piercing de Nariz

  • Nostril Piercing: Es el colocado en cualquier parte de la aleta de la nariz. (el que muestra el video). Es un piercing discreto y elegante. Se pueden colocar varios en la misma cara o en ambas.
  • Septum: El septo es el cartílago que divide la fosa nasal en dos. El piercing Septum se coloca perforando dicho cartílago.
  • Bridge: Es el colocado en la zona de la nariz denominada “puente”, más o menos donde comienza la nariz y recibe los nombres de Briedge piercing, piercing puente o piercing ERL
  • Austin Bar: Recibe el nombre por la primera persona que se lo hizo. Es un piercing que atraviesa la punta de la nariz de lado a lado de en horizontal, sin perforar el septum.

Cuando duele el Piercing en la nariz

Como siempre que se habla de un piercing, esta es la pregunta que más se hace la gente que ya ha decidido hacérselo. Y, lamentablemente la respuesta no puede ser muy concreta.

El umbral de dolor de cada persona es único y depende a quién preguntes te dirán cosas que pueden variar mucho. Podemos decir que es un dolor “intenso”, pero muy breve, por lo que si está correctamente realizado es algo soportable perfectamente.

Cuidados y curación del Piercing en la Nariz

Al hacernos cualquier tipo de piercing, es sumamente importante que sigamos las indicaciones de cuidado en el proceso de curación de manera muy estricta. Mucha gente al poco tiempo piensa que no puede pasar nada, dejan de hacerlo y, en muchos casos, puede derivar a una infección seria que se puede complicar en mayor o menor grado.

Aunque al hacerte tu piercing te deben dar unas indicaciones muy claras sobre qué hacer a partir de ese momento, estas son algunas indicaciones que debes tener en cuenta.

  • Siempre que vayas a limpiar la perforación, asegurate de haberte lavado las manos perfectamente.
  • Deberás limpiar la zona dos veces al día. Una falta de limpieza es la causa más común de una infección y si limpiamos la perforación en exceso, podremos provocar una irritación, que aumentará el tiempo final de curación.
  • Para la limpieza, lo más adecuado es utilizar una solución salina. Puedes comprarla en una farmacia o prepararla de manera casera. Para ello, simplemente tienes que añadir 1/4 de una cucharadita de sal no yodada en una taza con agua caliente.
  • Para proceder a la limpieza, deberemos empapar un algodón en la solución salina y presionar con ella el orificio durante unos minutos para que pueda ir introduciéndose por el agujero.
  • Para la parte interior, podemos utilizar un bastoncillo para limpiar los oídos, empapado en la solución salina. Debemos mover muy suavemente el bastoncillo alrededor del piercing, sin presionar demasiado ya que podría hacer que el piercing se saliera.
  • Cuando hayamos acabado, debemos secar completamente la zona utilizando un pañuelo de forma muy suave. Simplemente es suficiente con colocarlo sobre la perforación y esperar unos segundos a que vaya absorbiendo la humedad.
  • Para terminar, podemos utilizar un poco de aceite de lavanda para ayudar a lubricar la perforación y así estimular su curación.

Lo que no se debe hacer

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR